MIEDO A PERDER LA LIBERTAD Y MIEDO A LO DESCONOCIDO

El miedo es una emoción que nos protege de las amenazas de nuestro entorno, y que ha evolucionado hasta convertirse en la más compleja; con nuestros miedos extendiéndose has términos absurdos, aunque hay ciertos temores que comparten la gran mayoría de los seres humanos. A menudo en Internet encontramos listas de fobias, pero sinceramente no encontré ningún artículo que examinara estos tipos de temores tan intrínsecos a la raza humana. A lo largo de la semana analizaremos distintos miedos, y hoy toca el miedo a perder la libertad y a lo desconocido.

Miedo a la pérdida de la libertad
Si bien la definición exacta de libertad y su valor en la sociedad son temas discutibles, y lo han sido durante cientos de años, el temor a perder la libertad siempre ha estado presente en la mente humana porque, aunque no es algo que pensemos en cada momento, da momentos de profunda reflexión y asombro lo que sucedería si perdemos el poder de controlar nuestras propias vidas y nuestras decisiones se ven prohibidas. Este temor se inicia con las cosas mundanas, como ese momento en el que tu padre te castigó el fin de semaan en casa haciendo tus deberes, o nuestro miedo al compromiso que establece el matrimonio. Esto, en mi opinión, plantea una pregunta ¿es la absoluta libertad lo mejor para nosotros? Podemos poner como ejemplo personas malas o insensibles que toman decisiones incorrectas una y otra vez, y deberíamos preguntarnos si hubiese sido mejor que alguien tomará decisiones por ellos para que hiciesen las cosas mejor.
Miedo a lo desconocido
El miedo a lo desconocido fácilmente se explica así: la mente nos dice que para avanzar, debemos saber lo que nos espera allí, porque "si lo sé, entonces puedo controlar la situación, y si no lo sé, entonces no estoy en control". Esta segunda parte es lo que nos asusta más, porque el control es lo que establece una medida que podemos utilizar para manipular el resultado de nuestras acciones. Y cuando no nos gusta lo que es diferente, es simplemente porque tampoco podemos entenderlo, ni tener un plan de control de antemano que nos dé seguridad.
Este temor ha estado con nosotros durante miles de años, y es en gran parte lo que nos ha ayudado a sobrevivir como especie. Muchos de nosotros, cuando éramos niños, teníamos miedo a la oscuridad, principalmente porque no sabíamos lo que podría estar escondido allí y del mismo modo cuando no sabíamos lo que podría haber al final del pasillo, sentíamos la necesidad de no cruzarlo. Sin embargo, este miedo de lo desconocido a menudo detiene nuestro progreso y hace más difícil para nosotros descubrir y entender cosas nuevas, fomentando una mente cerrada y poco emprendedora, algo que no debería estar presente en la especie humana.
Otros miedos y temores humanos:

0 comentarios de espabilaos :

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis