MISERIA Y SOLEDAD, MIEDOS DEL SER HUMANO

De vuelta a los temores del ser humano, habiendo ya analizado 4 principales miedos que todas las personas sentimos, hoy vamos a ocuparnos de otros dos importantes temores: la miseria y la soledad. Por un lado la miseria nace de una situación precaria en la que la vida corre peligro, y por el otro lado la soledad es un sentimiento instintivo que tenemos marcado en nuestro código genético y que nos ha regalado la evolución y las leyes naturales. Allá vamos.

Miseria
La pobreza se define como una situación que nace de la falta de los recursos necesarios para satisfacer completamente todas las necesidades humanas mínimas. La miseria es el caso más extremo de pobreza. Es la incapacidad para cubrir nuestras propias necesidades personales básicas. Es evidente que a nadie le gusta ver o sentir la miseria humana ajena, porque sabemos que las peores acciones humanas salen, normalmente, de la desesperación causada por la miseria y el instinto de la supervivencia. Es lo que consideramos como el punto de más bajeza en el ser humana, y por eso tememos tanto sufrir la miseria y quizás, perder la humanidad. Por otro lado en la sociedad capitalista actual, en la que nos adoctrinan desde jóvenes en una cultura consumista en la que prima el dinero y la posesión de bienes, los medios de comunicación nos alimentan más de este temor con la publicidad, en la que nos convencen de que necesitamos más cosas de las que realmente son necesarias. Podemos citar la película de 2006 "El último rey de Escocia", cuando el Dr. Nicholas Garrigan le dice al dictador ugandés Idi Amin que "El dinero no es sustituto de nada", y Amin le responde diciendo "[lo dice porque] usted nunca ha sido pobre".

Soledad
El temor de estar solo es esa terrible sensación de vacío causada por la ausencia de interacción con otro ser humano, ya sea un familiar, la pareja o un simple amigo. Este temor también ha evolucionado desde uno de nuestros instintos de supervivencia mas primario: sufrimos la soledad porque es más probable que sobrevivamos si vivimos en grupo. La soledad, de esta forma, se convierte en un temor instintivo que nos incita a rodearnos de nuestros semejantes en busca del bien común (el falso altruísmo, el gen egoísta). Este instinto también lo vemos en muchos animales, como los chimpancés.
A menudo, también, pensamos que para que nuestras acciones tengan algún tipo de sentido, alguien tiene que observarlas. Esto podría relacionarse con una antigua cuestión filosofica "Si un árbol se derrumba en un bosque y no hay nadie alrededor para escucharlo, ¿hace ruido?". Si haces un descubrimiento revolucionario pero nadie nunca puede admirarlo, ¿sirve de algo? ¿tiene sentido?. Esperemos no estar solos nunca.
Otros miedos y temores humanos:

0 comentarios de espabilaos :

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis