ASESINA EN SERIE FANTASMA DE HEILBRONN, UNA PIFIADA DE 3 GOBIERNOS

El fantasma de Heilbronn, o la mujer sin rostro, es una hipotética asesina en serie desconocida cuya existencia se deduce de las pruebas de ADN encontradas en numerosas escenas de crímenes en Austria, Francia y Alemania, desde 1993 hasta 2009. La secuencia de ADN de la mujer fue descubierta en más de 40 escenas de crímenes distintos, incluyendo seis asesinatos y varios robos. En 2009, las autoridades alemanas reconocieron su desconcierto total y ofrecieron una recompensa de 300.000€ por la cabeza de la mujer. Investigadores de toda Europa llegaron a ayudar en la investigación y muchos periódicos lo han declarado "el crimen serial más misterioso del siglo pasado".

Como el ADN de la mujer continuó apareciendo, surgieron pronto contradicciones. Los cómplices del fantasma no mostraban patrones identificables, y el territorio de los delincuentes se extendía por toda Alemania, Austria y Francia. La mujer nunca había sido capturada en cámara o sido descrito por un testigo.
En 2009, por razones desconocidas, la policía se interesó en el cadáver de un hombre calcinado que fue descubierto en 2002. Al intentar establecer la identidad del cuerpo, los investigadores retiraron ADN del fantasma en las huellas del hombre. El hecho en sí era una anomalía, pues habían encontrado la secuencia de ADN de una mujer en la víctima, que era varón. Los investigadores repitieron la prueba y esta vez no encontraron ningún rastro de ADN del fantasma. En Austria, la secuencia del ADN del fantasma se presentó en la prueba de un donante masculino no identificado.

Los dos casos plantearon la sospecha de que el ADN encontrado en todas las escenas de crímenes pudieran atribuirse a una sola persona, probablemente la empleada de empaquetar las pruebas de ADN que se empleaban en todos los casos. De acuerdo a varios informes, el material contaminado se remonta a la empresa austriaca Greiner Bio-One International AG. El fabricante austriaco se apresuró a declarar que los kits de algodón Greiner Bio-One no están certificados para el análisis de ADN y no deben ser utilizados para ese fin. A finales de marzo de 2009, los investigadores concluyeron que el fantasma de Heilbronn no existía, y que el ADN recuperado en las escenas del crimen ya estaba presente en los bastoncillos de algodón utilizados para recolectar muestras de ADN.

Fue una noticia chocante, y Stefan König, de la Asociación de abogados de Berlín dijo que el caso del fantasma ilustra los riesgos de basar una investigación exclusivamente en las pruebas de ADN. La explicación ha generado una gran colección de teorías de conspiración. Los gobiernos de Alemania, Austria y Francia admitieron que usaron ampliamente bastoncillos de algodón para recolectar ADN contaminados desde 1993 hasta 2009. Basado en la cronología detallada, se podría pensar que fácilmente se localizó al trabajador responsable de la contaminación, pero el individuo nunca ha sido descubierto. El caso sigue abierto y los funcionarios siguen vigilando los tipos de bastoncillos que usan.

0 comentarios de espabilaos :

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis