INHIBIDORES DE FRECUENCIA PARA EVITAR PINGANILLOS EN LAS AULAS ¿FRAUDE?

En primer pongámonos al corriente. Una noticia acerca del comienzo del uso de inhibidores de frecuencia en las aulas surgió hace tiempo en los medios de comunicación, tanto en televisión como algún que otro periódico gratuito. Es por todos sabidos que las nuevas tecnologías se adaptan en todas las facetas de la sociedad. En el caso de los pinganillos para examenes, una tecnología que surgió hace más de 30 años, ha costado bastante que se difunda su uso en España. Desde hace aproximadamente unos 5 años se están empezando a emplear en las aulas estudiantiles para copiar en los exámenes, sin embargo los profesores y la gran mayoría del sector estudiantil en general no conocía el sistema. Su uso se solía propagar por alquiler por día, ya que adquirir uno era extremadamente caro. A día de hoy, su uso se ha popularizado y es un sistema muy efectivo para conseguir buenas notas sin apenas estudiar; además su precio se ha abaratado mucho, pudiendo adquirir uno por aproximadamente 150€.

Veamos este vídeo resumido que salió en algunas cadenas de televisión:

Ahora bien, en relación a la noticia que se difunció y al vídeo que acabáis de ver, tenemos que poner en duda este hecho que aseguran, pues mas que ser una noticia informativa parece una noticia engañosa para "meter miedo" a los estudiantes pícaros. Para todo ello hemos formulado estas 4 preguntas que nos suscita todo el tema y las hemos respondido de la manera mas específica posible, vosotros mismos podréis sacar vuestras propias conclusiones después de leerlas.

1. ¿PUEDEN PONER INHIBIDORES EN LAS AULAS?
Por poder pueden, pero también tendrán que poder pagar 1700€ por cada uno (modelo Scorpion F600 Plus), por ejemplo, para un inhibidor normal que inhibe frecuencias de móvil 20 metros a la redonda. Si desean inhibir un aula magna entera con mas de 20 metros, los precios se multiplican, y más costosos serán si además son inhibidores de 3G. También hay que tener en cuenta todos los aspectos legales que conllevaría su uso, ya que en este aspecto su uso en dominios públicos está prohibido. Un inhibidor de frecuencia no ABSORBE el señal. Emite SEÑAL indiscriminadamente, de forma que todos los teléfonos andan perdidos. Eso supone radiación y espectro electromagnético, además de inhibir, por ejemplo, las llamadas de emergencia al 112, lo que se considera un DELITO POR LA VÍA PENAL. Por último cabe señalar que la institución, facultad o colegio debería adquirir un inhibidor homologado y además pedir el permiso correspondiente para emplearlo. Todo esto se resume en dos palabras: Gasto y Riesgo. Gasto por todo el papeleo legal y el costo del inhibidor, y riesgo, porque en el caso de que un alumno cualquiera sufra un paro cardíaco, un ahogamiento, o cualquier otro problema en el que su vida corra peligro, y otro alumno intente llamar repetidamente al 112 y no pueda debido al inhibidor, la facultad tendría serios problemas legales.

2. ¿COMO PODEMOS SABER SI EN UN AULA HAY INHIBIDORES DE FRECUENCIA?
Partiendo de que, respondida la pregunta anterior, es bastante difícil que entremos en un aula que emplea inhibidores; si lo hiciésemos, y entrasemos en una de las pocas aulas en España que lo emplean, podemos comprobar si de verdad los usa o no. Es tan sencillo como acercarse al aula o entrar en ella y comprobar si tenemos cobertura. El inhibidor no hace más que cortar la cobertura, por lo tanto haciendo esta comprobación sabremos si podemos o no emplear nuestro pinganillo para que nos chiven desde fuera.

3. ¿CON ESTOS INHIBIDORES DE FRECUENCIA NO PODEMOS USAR EL PINGANILLO?
Falso, incluso teniendo en cuenta que un aula tuviese un inhibidor de frecuencia y que nos encontrasemos en ella, podríamos seguir usando nuestro pinganillo, conectado a un mp4 o a un móvil con grabaciones. El inhibidor solo evita las llamadas telefónicas, pero si empleamos nuestro audífono espía conectado a un reproductor, en el que previamente hemos grabado el temario, y vamos pasando de pista, es imposible que puedan detectarnos o cortar de alguna manera esta conexión. Es como si estuviésemos escuchando música por los auriculares y alguien , por arte de magia, consiguiese que dejásemos de oir. Es imposible, y en nuestro caso los auriculares están formados por nuestro pinganillo (altavoz) y nuestro cuerpo (que hacen de "cables").

4. ¿A QUÉ CONCLUSIONES LLEGAMOS CON TODO ESTO?
Aunque parezca hipócrita realizar esta "denuncia" desde el lado anti-ético que supone copiar en los examenes, pensamos que las facultades e institutos pueden intentar asustar a los estudiantes o emplear todo tipo de medios para evitar que se copie, pero gradualmente nuevos sistemas irán apareciendo y dentro de unos años, quién sabe, pueden aparecer lentillas electrónicas con información, chips que se esconden por el pelo o bolígrafos que respondan a las preguntas solos. ¿Qué es lo que falla entonces? Pues evidentemente, el sistema educativo y el sistema general de calificación. Cuando un consejo de estudio de una facultad de letras decide que para aprobar una asignatura, los estudiantes deban prepararse un temario de 500 o 1000 páginas y hacer un examen de desarrollo de 6 folios, evidentemente, surgen las trampas, y seguirán surgiendo hasta que se luche por emplear un sistema de aprendizaje que preste más importancia al desarrollo de conocimientos prácticos, de la involucración y la participación, que al simple hecho de memorizar textos sin ni siquiera saber lo que significan o para que nos podrán servir en la vida.

Por último dejaremos este enlace a un artículo que escribimos sobre los pinganillos para examenes o audífono espía hace 1 mes aproximadamente.

0 comentarios de espabilaos :

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis