LOS MAYORES FRAUDES CIENTIFICOS DE LA HISTORIA

A lo largo de nuestra historia, y de la historia de la ciencia, el fraude científico ha sido un hecho a menudo repetido sistemáticamente. Muchas veces debido a la invención, al plagio, o la falta de ética en el proceso de publicación, estudios científicos han dado resultados completamente falsos, que confunden, denostan y hieren la calidad actual de la ciencia y su valor en la sociedad. A menudo los motivos son la búsqueda de la fama, o el propio ansia por conseguir resultados sin mediar en los errores del proceso, voluntaria o involuntariamente. Todos los casos que a continuación describimos han sucedido en distintas ramas, desde la paleontología hasta la ciencia médica, e incluso a veces han traspasado los filtros de grandes medios de comunicación y revistas, como Nature o National Geographic; demostrando que no todo es ciencia si la rigurosidad y las normas no se cumplen.


1. Este es uno de los casos mas sonados en la historia de la ciencia y uno de los mas recientes. Science publicó en 2005 un experimento sobre células madre humanas del científico surcoreano Hwang Woo Suk. Su equipo había obtenido 11 células madre de embriones humanos clonados de diversos pacientes. Sus "presuntos" hallazgos fueron un enorme bombazo de esperanza en la comunidad científica internacional y en la opinión pública, debido a los enormes avances en medicina que supondrían. Sin embargo, meses más tarde, un comité investigador denunció el caso, alegando que no encontró ninguna evidencia sobre la autenticidad de los logros de Hawng, y por tanto el artículo publicado en Science era completamente falso. Supuso la desacreditación de Hwang y su ordeno en prisión durante 2 años, y la pérdida de reputación de los filtros rigurosos de la prestigiosa revista Science.

2. Otro gran fraude científico fue el conocido Hombre de Piltdown (Eoanthropus dawsoni), que durante cuarenta años fue considerado el eslabón perdido entre el hombre y el simio. El fósil se encontró en Sussex (Gran Bretaña) en 1912 y se le dató una antiguedad de 500.000 años. Durante décadas este nuevo homínido fue el orgullo del nacionalismo inglés hasta que en 1953 se reveló que se trataba de una falsificación. A un cráneo humano de unos 50.000 años le habían añadido una mandíbula hábilmente pintada de un orangután. La incógnita hoy en día es quién fue el personaje que se mofó de esta manera de toda la élite científica inglesa. Algunos estudiosos aseguran que pudo ser una "broma" del famoso escritor británico Conan Doyle.

3. Otro engaño en el mundo de la paleontología y que esta vez está relacionado con National Geographic fue el del eslabón perdido entre los dinosaurios y las aves. La portada de la National Geographic Magazine de noviembre del año 1999, mostraba la foto del Archaeoraptor liaoningensis, y reseñaba, “un auténtico eslabón perdido en la compleja cadena que conecta dinosaurios y aves”. Había sido encontrado en China en los años 90. En cuestión de 3 meses la National Geographic Society admitió que era una pieza fraudulenta, una mezcla de huesos de un pequeño carnívoro, Microraptor zhaoianus, al que se habían adherido partes de un ave, Yanornis martini. De nuevo la rigurosidad de una prestigiosa revista científica quedó en entredicho.

4. En 1971, Manuel Elizalde, un ministro filipino, dijo haber descubierto una pequeña tribu, todavía en la edad de piedra, viviendo en el aislamiento extremo de la isla de Mindanao. Los "tasaday" hablaba una lengua propia, vestían con hojas, recolectaban comida silvestre, y vivían en cuevas. Pronto aparecieron en los medios públicos, fueron motivo de más de un bestseller y recibieron limitadas y controladas visitas de grandes antropólogos como Charles A. Lindbergh y Gina Lollobrigiday. En definitiva se convirtieron en iconos de inocencia y prosperidad durante la presidencia de Marcos. No fue hasta 1986, después de que el presidente perdiese la presidencia y de que Elizalde desapareciese misteriosamente, cuando dos periodistas lograron entrar en la reserva Tasaday y descubrieron que los mismos vivían en casas, comercializaban alimentos, usaban ropa normal y hablaban en un dialecto local. Éstos explicaron que se mudaron a las cuevas, y actuaron así amenazados por el ministro Elizalde, que empleó dicha maniobra política para enriquecerse y que acabó huyendo del país con los ahorros destinados a la fundación Tasaday.

5. De nuevo refiriéndonos a Nature, en 1988 publicó un revolucionario estudio de la memoria del agua; un trabajo francés del científico Jacques Benveniste que demostró que las propiedades de cualquier compuesto químico que se ponía en contacto con el agua, se mantenía en el agua independientemente de cuánto se diluya ésta, es decir, demostró la base de la famosa homeopatía. Nature le había puesto dos condiciones, la primera, que su experimento se replicase en al menos otros 4 laboratorios, y en segundo lugar, que una vez pasada la primera condición, y el artículo fuese publicado, permitiese a un equipo de Nature ir a observar bajo control el experimento en su propio laboratorio. Benveniste aceptó y superó la primera condición. Tras la publicación del artículo, John Maddox (editor de la revista) y el famoso mago escéptico James Randi visitaron el laboratorio tal y como habían acordado, sin embargo Benveniste fue incapaz de replicar los resultados, poniendo en evidencia de nuevo a la revista Nature. Consecuentemente los años siguientes se ha seguido intentando reproducir el experimento, concluyendo todos en fracaso excepto el de Madeleine Ennisen en 2004, cuyos resultados parecían algo controvertidos y de nuevo fueron analizados y declarados imprecisos por James Randi bajo condiciones de control científico.

6. Paul Kammerer, fue un biólogo destacable de la primera mitad del siglo XX. Kammerer creía que las habilidades que los animales adquieren pasan a sus descendientes (teoría evolutiva desarrollada por Jean Baptiste Lamarck). Durante toda su vida Paul intentó demostrar su teoría empleando sapos parteros, obligándoles a procrear en el agua, como a las ranas,a las que les salen unas pequeñas espinas en sus dedos para que se agarren mejor a la hembra. Sorprendentemente, los descendientes de los sapos de Kammerer, desarrollaron estas miniespinas en los dedos, causando el asombro del mundo científico en 1923. Según esta nueva teoría, la de Darwin era incorrecta. Sin embargo, en 1926, Kingsley Noble, un herpetólogo americano, visitó el laboratorio de Kammerer y descubrió que al famoso sapo le habían inyectado tinta china en los dedos pareciendo tener esas espinas heredadas. El fraude, publicado en Nature, destruyó la reputación de Paul, que acabó suicidándose de un disparo en la cabeza. Pese a admitir el fraude, siempre defendió su inocencia en el mismo. Estudios posteriores determinaron que pudo tratarse de una jugarreta de sus rivales.

7. En 1957, dos profesores de zoología alemanes, Harald Stümpke y Gerolf Steiner, publicaron un trabajo sobre una nueva especie de mamíferos, los rinogrados –o narigudos–, describiéndolos como animales realizaban todas sus funciones sólo con la nariz. Incluso en el trabajo, habían dibujado a estas criaturas con trompas que simulaban los pétalos de una flor para atrapar insectos, o hasta con enormes orejas que empleaban para propulsarse hacia atrás. Describieron en total y con riguroso detalle hasta treinta géneros. Los narigudos vivieron en el archipiélago de Ayayai, en el Pacífico, pero una explosión nuclear cercana destruyó la isla, matando también a Stümpke, que en ese momento se encontraba en la misma. El trabajo fue muy estudiado y en 1962, la editorial francesa Masson tradujo la obra, citando en el prólogo “hechos nuevos, insospechados, que invitan al hombre de ciencia a reflexionar sobre las causas de la diversificación de los seres vivos sobre nuestro planeta…”. La revista Natural History publicó un extracto en 1967 que pareció gustar mucho a los lectores. Al final resultó que el trabajo original y Harald Stümpke habían sido un invento humorístico de Steiner, con el que explicaba la evolución a sus alumnos.

8. A veces incluso los científicos han sido seducidos y engañados involuntariamente por la seudociencia barata. Muchas veces es el deseo de creer en la fascinación de lo desconocido lo que les ciega de su rigurosidad científica. Es el caso de Harold Puthoff, un físico especializado en electrodinámica cuántica, y Russell Targ, científico con varias investigaciones en láser. Ambos concluyeron que Uri Geller, un famoso y televisivo "psíquico" israelí, tenía poderes genuinos y publicaron en 1974 un artículo en Nature. Después de un extenso recorrido televisivo por todo el mundo demostrando sus poderes, el fraude de Uri Geller fue puesto en evidencia de nuevo por James Randi, que demostró como Geller doblaba las cucharillas con trucos de manos, o como adivinaba dibujos o números escritos en papeles por personas, a través de los movimientos del lápiz empleado. Nature, posteriormente, se justificó asegurando que el objetivo de la publicación de 1974 era mostrar el débil y vulnerable sistema de experimentación usado en parapsicología. Incluso con el fraude desvelado, Uri Geller continuó defendiendo su genuinidad y a día de hoy, convertido en un personaje televisivo, lo sigue haciendo.

9. El último caso que os traemos data de 1970. William Summerlin era en ese momento una celebridad en el campo del trasplante de órganos. En un experimento anterior, había trasplantado piel de una persona de raza blanca a un paciente de color sin que hubiese rechazo. Más tarde, en 1974, en el Instituto Sloan Kettering, injertó piel de dos ratones negros en dos albinos. Para evitar el rechazo, cultivaba la piel en un plato de nutrientes varias semanas antes del trasplante. Sin embargo, cuando llegó el momento de analizar los resultados, observó que la piel de los ratones negros injertada en los albinos se estaba blanqueando, lo que quería decir que el rechazo sería inminente. Summerlin, sin pensárselo dos veces, oscureció la piel con un rotulador negro. Pese a su intento de encubrir el rechazo, el fraude fue descubierto y su reputación quedó por los suelos el resto de su carrera.

0 comentarios de espabilaos :

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis