INSULTO INTELECTUAL: UN NUEVO ARTE

El insulto es algo inherente a la raza humana. Se podría decir que nació a la vez que el habla, o quien sabe, incluso antes.
Insultar ha sido algo que ha venido dándose sucesivamente a lo largo de la historia, pero que a la par que ésta, tiene su propia historia. No eran iguales los insultos de antes o la forma de insultar antigua, con la forma actual. Pongamos un ejemplo: decir hace 400 años a alguien la palabra "bastardo" era una falta gravísima que podía saldarse con una pelea a muerte, o meter en la oreja del odiado el dedo propio mojado solía acabar con el mismo resultado: un combate de espadas a muerte.
Hoy en día el insulto es algo mucho mas gratuito y común y ha perdido gran parte de su significado. Podríamos incluso diferenciar entre "insulto" y "ofensa", y es que muchas veces soltamos a un amigo el típico "cabrón", "mamón" o "gilipollas" pero sin el objetivo de ofenderle. El verdadero insulto hoy en día es el que tiene un sentido mas intrincado y el que duele.

En este nivel de insulto-ofensa (cuyo objetivo es herir los sentimientos de la otra persona) el insulto mas típico pero no siempre efectivo es "hijo de puta". Hay gente que le puede molestar mucho y hay gente que no, por lo tanto hay que empezar a pensar en la modalidad actual vigente: el insulto intelectual.

El insulto intelectual es una denominación que yo mismo he creado. Es el que está fríamente pensado y elegido para la persona indicada. Su efectividad es enorme y suele evitar el insulto directo (hijo de puta, cabrón, gilipollas, maricón). Se trata de ofender al rival con clase y sobretodo ironía, consiguiendo a veces insultarle sin que ni siquiera él lo entienda. Muchas veces el insulto intelectual derrota al rival de una estacada. Todo depende de la habilidad y labia del interesado. También es básico resaltar que ante la impotencia el rival podría llegar a optar por la violencia física, que no es nuestro objetivo. El objetivo del insulto intelectual es que el rival quede como un completo "pringao" y prefiera retirarse avergonzado .

Pongamos un ejemplo de insulto intelectual:
Un compañero de clase que nos cae realmente mal. No es muy inteligente que
digamos y a menudo nos trata mal. En esta situación debemos analizarle por
completo y buscar su punto débil. Pueden ser mil cosas: cojea, esta algo gordo,
tiene un tic en los ojos, los dientes separados, caspa, etc. Hemos de explotar
esto pero no de forma directa, es decir, si estamos discutiendo con él no
debemos soltarle: "¡¡Anda gilipollas, si tu eres un cojo de mierda!!".
Es mucho mas preferible decirle por ejemplo: "Oye, deberías decirle a tu
madre que te compre las zapatillas derecha e izquierda de la misma talla, vas
como un poco descompensado, ¿no creéis?".

La diferencia entre el insulto basto del primer caso y el insulto intelectual es tremendo: es mas selectivo, con mas clase, mas irónico, y mucho mas doloroso, y es posible que si el rival no tiene muchas luces, lo pille todo el mundo menos él. El rival quedará hundido. Como en todos los casos, lo ideal es tener un buen repertorio y sobre todo mucha labia y velocidad de reacción, y siempre mantener la sonrisa y la clase.

Una vez dadas las bases del insulto intelectual, os animo a todos a que optéis por éste antes que por el burdo insulto mediocre que deberíamos dejar como coletilla en el trato con amigos, etcétera, que es su actual uso mayormente. La ironía es la base del intelecto y que mejor forma de insultar que haciéndolo con clase, ¡como todo un caballero!

2 comentarios de espabilaos :

Anónimo dijo...

:/ pues la verdad no he encontrado lo que buscaba. u.u

Anónimo dijo...

PENE

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis