EL PROYECTO ALFA, OBRA MAESTRA DE JAMES RANDI

Si eres un interesado de los poderes paranormales, o por el lado contrario, eres un escéptico confirmado, quizás te suene el nombre de James Randi (1928).
Randi es un mago, escritor, científico y escéptico muy conocido en todo el mundo. Su mayor objetivo es el de sacar a la luz todos los fraudes paranormales y someterlos a pruebas científicas para demostrar su falsedad. Es mundialmente conocido por haber desvelado al gran fraude Uri Geller, el famoso doblador de cucharitas.
Hoy en día, son muchas las personas que se aprovechan de la credulidad de la gente para sacar provecho económico. Dicen poseer poderes paranormales y divinos para ganar dinero. Magos, psíquicos, mentalistas, brujos, sanadores, etc. Hay miles de casos, y son cientos de casos distintos los que James Randi se ha ofrecido a someter a su prueba del millón de dólares: una demostración de cualquier poder paranormal bajo control científico. ¿Cuántas personas se han llevado el premio? Ninguna. El desafío lleva muchos años vigente, y en 2010 dejará de existir ya que Randi considera que ese dinero podría estar invertido en otras cosas mucho más importantes.

Podríamos pasar horas hablando de los hechos y logros de James "El asombroso" Randi, y no dudo que mas adelante dedique artículos a sus proezas, (desenmascarando a Peter Popoff, James Hydrick, Uri Geller, etc) pero esta vez me centraré en un proyecto que llevó a cabo en la década de los ochenta para reivindicar el cese de la creciente aparición de estudios universitarios centrados en lo paranormal, y experimentos "científicos" en los que cada vez más, surgían nuevos super-hombres con poderes. James Randi estaba seguro de que se trataba de personal no cualificado que ponía a prueba a charlatanes hábiles que se aprovechaban de estos científicos de probeta y tubo de ensayo.

Me animé a escribir este artículo con motivo de no haber encontrado prácticamente ninguna información en español acerca del proyecto Alfa de James Randi. Sin duda alguna al comprobar esto, me lancé a recopilar y traducir información, y a ordenar la que ya tenía almacenada en mi cerebro para intentar redactarlo de forma resumida y clara.

EL PROYECTO ALFA DE JAMES RANDI

Todo empieza con la creación en 1979 del Laboratorio de investigación paranormal McDonnell (crédulo que previamente donó medio millón de dólares) en la Universidad Washington en Missouri. La función del laboratorio era testar a aquellos que aseguraban tener poderes paranormales, centrándose sobretodo en jóvenes. Esto repateó a James Randi, que se preocupó de advertirles que muchos intentarían aprovecharse, y que emplearan mucho rigor y profesionalidad en sus pruebas. El laboratorio pareció no hacer mucho caso a las palabras de Randi y continuó con su trabajo.

Desde su fundación, el laboratorio vió pasar a muchos fanfarrones y charlatanes que intentaban aprovecharse y darse a conocer, pero había dos sujetos, en los que decidieron centrarse, que mostraban verdaderos poderes paranormales. Eran Steve Shaw y Michael Edwards. Lo que los científicos no sabían era que ambos eran magos aficionados y que habían sido enviados secretamente por James Randi. Éste, que les había conocido durante sus giras y actuaciones como mago, les había enseñado como evitar las condicionantes de las pruebas científicas para poder llevar a cabo sus "trucos" paranormales, siempre y cuando los científicos cometieran pequeños errores de rigurosidad, que efectivamente cometieron como Randi predijo. Sólo les puso una norma: si les preguntaban directamente como lo hacían, debían decir la verdad. Nunca se lo preguntaron.

Las pruebas a ambos sujetos eran diversas: Doblar cucharas (empleando juegos de manos, persuasión, cambios de etiquetas), adivinar el contenido de un dibujo dentro de un sobre grapado (les dejaban solos y simplemente quitaban las grapas, lo veían y las volvían a poner), producir cambios en la llama de un mechero (soplando, moviendo la mesa en la que estaba puesto, creando ráfagas de viento), mover papeles encerrados en urnas (urnas no bien aisladas, con pequeños huecos por los que soplaban y producían movimiento) o crear imágenes en fotos con su mente (se ponían muy cerca de la lente y escupían).

Para mediados de 1981, Shawn y Edwards eran muy conocidos en el mundo paranormal. El más alto cargo del laboratorio Peter Phillips pidió consejo al propio James Randi y a la parapsicología para determinar los poderes de los dos sujetos. Randi le contestó diciendo que podían tratarse de dos magos aficionados usando trucos, y dejó caer que en realidad él les había enviado. Las opiniones eran dispares y nadie le creyó, y para aquel entonces la popularidad de Shawn y Edwards era muy grande, incluso sabiendo que el laboratorio cambió los protocolos para la realización de los tests, de forma que a ambos les era imposible engañar o despistar a los científicos.

James Randi decidió poner fin a la farsa en la revista "Discover" y también lo hizo en directo en un evento ante cientos de universitarios y cámaras de televisión. Randi, situado junto a los dos muchachos, les pregunta como lo hacen, y ellos responden que son trucos. Concretamente Randi les dijo: "¿Cómo lo hacéis?", a lo que uno de ellos contestó: "Siendo honesto, hicimos trampas". La reacción del público es inquietante.
En cuanto a la repercusión, los científicos implicados negaban el hecho, argumentando que Randi había obligado a los dos "mentalistas" a mentir, y que ellos no conocían a Randi. El efecto en el mundo de la parapsicología fue muy negativo. Randi finalmente concluyó el tema argumentando que el problema fue la falta de profesionalidad y rigurosidad de los científicos encargados de realizar los tests, y aseguró que se cumpliría su objetivo que era que a partir de ahora no volviese a pasar. Muchos parapsicólogos le atacaron por considerar el proyecto de destructivo y nefasto, pero otros le felicitaron gratamente.

0 comentarios de espabilaos :

Publicar un comentario

¿Que opinas tú?

Tratamientos estéticos para mujeres: Opiniones de criolipolisis